Blog

Anemia infantil sube en mayoría de regiones

La anemia infantil aumentó en el 2022, situación que se reflejó en la mayoría de las regiones a nivel nacional.
Según datos de la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (Endes) del INEI, la anemia por déficit de hierro afectó al 42.4% de niños menores de tres años de edad el año pasado, registro mayor al 38.8% observado en el 2021.
La anemia solo descendió en siete regiones en el 2022, mientras que en las otras 19 se elevó respecto del 2021. Los incrementos fueron mayores en Huánuco (de 40.3% a 51.8%), Loreto (de 51.7% a 63.1%) y Lima Metropolitana (de 27.4% a 33.9%).

Influencia de la economía
Fernando Gonzáles, economista del Instituto Peruano de Economía (IPE), mencionó que la tasa de anemia infantil es un indicador social que es influenciado por la actualidad económica. Así, la inflación, sobre todo por el lado de alimentos, y el menor dinamismo de la economía se han reflejado en la medición, aseveró.

“Loreto, Huánuco y Lima (Metropolitana) tienen un nivel de significancia (estadística) alta; es decir, el incremento es claro en estos lugares. En general, lo que indican las cifras es lamentable, pero no es del todo sorprendente, pues ya veníamos viendo un deterioro en el mercado laboral, con caída de los salarios reales, lo que significa que las familias tienen menos recursos para una alimentación de calidad. Esto afecta sobre todo a zonas urbanas, y Lima es principalmente urbana. Y regiones con preponderancia rural como Huancavelica o Huánuco han pasado por el efecto de la crisis alimentaria por el incremento de precios de fertilizantes, y el precio de insumos para producir alimentos”, señaló.

Miguel Pintado, economista e investigador del Centro Peruano de Estudios Sociales (Cepes), afirmó que, si bien no siempre se reduce este porcentaje todos los años, la inflación pudo haber sido uno de los factores que expliquen el deterioro registrado en el 2022 por el golpe en el poder adquisitivo. No obstante, anotó que el indicador también podría estar respondiendo a cuestiones más sociales o de estructura familiar.

“Sí influye el entorno económico, pero no necesariamente es lo determinante. Se trata de un grupo de niños menores de 3 años, que dependen casi exclusivamente de la lactancia materna. Entonces hay otras causas, como el abandono prematuro de la referida lactancia por necesidades de trabajo, o porque físicamente esta no se puede sostener por tanto tiempo. Esto puede llevar a una ablactación (proceso mediante el cual se introducen a la dieta del niño, de manera progresiva, alimentos diferentes a la leche) incorrecta y esto hace que aumente la anemia. La maternidad prematura es otra de las causas”, apuntó.

Varios impactos
Más allá de los impactos directos en salud atribuibles a la anemia, hay otros indirectos sobre la educación y la productividad de la persona.
En línea con ello, un estudio de Grade (Impacto económico de la anemia en el Perú) indica que la pérdida de desarrollo cognitivo de los niños por la anemia repercute en su futuro desempeño en el mercado laboral, lo que redunda en un menor salario.

“El efecto de la anemia tiene un impacto en el corto plazo por la misma deficiencia nutricional, pero también en el largo plazo, pues afecta el desarrollo de los niños a nivel físico y cognitivo. Esto termina por impactar el potencial del niño, y su logro educativo, afectando a nivel agregado al capital humano, la productividad de la economía, y condiciona el nivel de crecimiento económico hacia futuro”, indicó Gonzáles.

 

Fuente: Diario Gestión, edición 19 de abril de 2023

INEI anemia